¿Le Falta Energía?

 

En la actualidad es normal sentirnos fatigados al final de la jornada, ya que son muchos los frentes que demandan por nuestra atención, el hogar, la familia, la pareja, los estudios o el trabajo. Así que llegar al fin de semana sin fuerzas luego de una semana llena de tareas es más que razonable y hasta inevitable. Sin embargo, no podemos permitir que esa falta de energía se convierta en apatía y degenere en una depresión, por lo cual, debemos pensar en hacer un cambio en nuestras rutinas y romper con ese ciclo.

Una buena alternativa puede ser caminar, claro que caminamos durante todo el día, pero hacer caminatas conscientes de al menos media hora nos puede ayudar a desconectarnos de nuestro quehacer diario. Solo el hecho de vestir nuestras ropas cómodas y calzarnos las zapatillas, ya representará un cambio en nuestro estado de ánimo.

Lo ideal es caminar todos los días, pero al principio lo podemos limitar a un par de días a la semana para ir calentando, de modo que sea el propio cuerpo el que nos pida más. Así, a la vuelta de algunas semanas comenzaremos a sentir como ha aumentado nuestra energía y deseamos prolongar durante más tiempo nuestros paseos e incluso aumentar el ritmo y la velocidad.  Además, al tratarse de una actividad aeróbica podemos sumar otros beneficios como, mejores repuestas ante los esfuerzos físicos, reducir la presión arterial, menos propensión a resfriados y molestias respiratorias.

Otra opción efectiva puede ser intercalar las sesiones de caminatas con paseos a la montaña los fines de semana, el senderismo es una disciplina deportiva que se ha puesto muy de moda en los últimos años por la versatilidad que ofrece.  La idea es salir de la rutina, rodearse de naturaleza, respirar nuevos aires y aumentar nuestra energía para comenzar todos los días con ánimo.